FANDOM


Este piloto lo tenía planeado originalmente desde 2015. Pero debido al éxito de la película del 2016, me decidí a subir fics de dicho medio. Sin embargo hay personas que se preguntan ¿Cómo sería si el piloto se hubiera estrenado en 2015/16? Fue entonces que me decidí a recrear cómo sería ese piloto.

Red VS ZellKron

Un dibujo que hice hace tiempo de Red y Zell'Kron.


Todo comienza en la ciudad cerdo. Cuando estos reconstruían parte de ella luego de que las aves recuperaran los huevos. Sin embargo, el rey cerdo estaba más furioso luego de esto.

—¡Maldita bandada!— pensó el rey sentado. —¿Y ahora como podré recuperar los huevos para comérmelos?

—Le ofrecí un pastel, se lo comió y usted dijo no estar satisfecho.— el chef cerdo se indignó.

—Esos no eran huevos suculentos y exquisitos. Era nada más que harina cubierta de lodo de color.

—Pues piénselo bien la próxima vez.

Sin embargo, una nave invisible se acercaría a la ciudad cerdo. Hecho esto, un ser robótico aterrizaría en la central de la ciudad. Todos se sorprendieron al verlo ahi. Otros se asustaron.

—Vengo en paz.— dijo con un tono muy calmado. —Soy Zell'Kron.

Los cerdos quedaron confundidos al verlo sin atacar. Tras esto, el rey cerdo saldría a conocerlo.

—¡Buenas!— saludó el rey. —Soy el rey de esta ciudad. Me alegra que vengas como un buen visitante. Por lo que veo eres poderoso.

—Sinceramente lo soy.

—¿Sabes? Puedo presentarte algunas cosas. ¿Qué dices?

—Me suena interesante.

—Me pregunto si es como el de un cómic llamado Invasores: Robots de Otro Planeta.— pensó un cerdo con casco.

Dejando un lado esto, la bandada también estaba en una plena paz. Sin embargo, Red estaba arriba del árbol viendo el paisaje. Pero a la vez teniendo una premonición.

[Comienzo de premonición]

—Jajaja. Tú y tus aves morirán. Aun que traten de retarme.

[Fin de premonición]

—¡Red!— habló Dahlia.

—¿Dahlia? ¿Cómo subiste?

—Eso no importa. Te veo algo triste y enojado. Creo que lo mejor es que vengas abajo y hablemos un momento.

—... Bien. A eso voy.

Dicho esto, los dos fueron bajando del árbol para ir a la casa de la científica. Hecho esto, Dahlia serviría té de manzanilla y unas galletas de alpiste.

—Bien, Red. Últimamente no quisiste jugar con nadie. Te ausentas desde que los cerdos no robaron los huevos. ¿Qué pasó contigo?

—Nada. Excepto que parece que ya no estamos para nada. Todo acabó. Ganamos. Hecho esto, me estaba preguntando: ¿Qué sería de mi vida después de una brutal pelea?

—Red... ¿Y por qué no lo dijiste antes?

—Si te lo decía, te importaría un comino.

—... ¿Y si mejor me quedo contigo para ayudarte?

—¿Y qué tal si te largas de mi vista?

—¿Y que harás si no?

—¿Por que?

—Red. Me preocupas. Odié decírtelo. Pero me preocupas desde el día que nos conocimos. Desde eso te vi muy enojado y casi nada contento. Trato de ayudarte salvándote las plumas pero al parecer nada funciona.— Comienza a llorar que a Red no le importaría. —Me siento como una estúpida.

—Deja de llorar, barrita de chocolate.— Red la abraza y la consuela para que esta dejara de llorar. —También me preocupas cuando estas triste. Pero te dejo sola para no estorbarte.

—No me estorbas. No te preocupes. Igual agradezco que me consueles.

Dejando a un lado el amorío de Red y Dahlia, el rey cerdo estaba presentándole al poderoso robot parte del paisaje de la isla.

—¿Así que esto es una isla?— preguntó el robot de plata oscura.

—Exacto. La razón por la que le llamamos isla cerdo no es solamente por la cascada. Sino también por que mayor parte del pueblo son cerdos. Excepto por unos enemigos con cuales debería lidiar. Son pájaros.

—Pájaros... Creo haber oído algo de ellos.

—Si. Estuvimos luchando contra ellos por años. Nunca pudimos derribarlos.

—¿Y por qué motivo pelearían contra ellos? ¿Que buscan ustedes?

—Los huevos. Una fuente de anti-hambre. Los hemos necesitado pero ellos... ellos nos derrotan.

—Vaya tontería...

—¿Y tu que buscas Zell?

—Me han dicho que aquí hay un guerrero que quiere vengarse de mí por haber destruido su planeta.

—Por desgracia nunca he oído de ello. Solamente de un cubito de hielo pero se fue a su propio mundo.

—Ya entiendo...

Zell'Kron y el rey cerdo veían el paisaje para reflexionar. Mientras tanto, Red veía de lejos parte de la ciudad cerdo en estado de recuperación. Algo que llamó la atención tanto de Stella como de Chuck.

—Chuck. ¿Qué piensas que le pasó a Red? No parece feliz.

—Lo mismo digo, querida. Dahlia debe saber algo sobre esto.

Hecho esto, Chuck y Stella se fueron al laboratorio para preguntarle a la pequeña búho.

—No es nada. Excepto que creo que planea irse de la bandada. Esto por el fin de la guerra. Yo espero que esté bien o se deprimirá de más.— Dahlia respondió de manera descontenta. —Iré tras él.

Al ir, Dahlia vio a Red acostado y dormido. Luego de esto, lo abrazó lentamente y decidió dormirse una siesta con él un momento.

—Debo admitir que hacen una pareja bellísima.—pensó el carpintero.

Volviendo a con el rey cerdo y Zell'Kron...

—¿Sabes, rey? Podríamos hacer un pequeño trato.— Zell'Kron traería a sus esbirros rodeando parte de la ciudad. —Como el ser mas poderoso de toda esta infinidad de universos, podríamos derrotarlos juntos. Ustedes los cerdos con sus inventos, y nosotros con nuestros poderes.

—No lo sé.— El rey cerdo parecía sospechar que Zell'Kron tramaba algo malo. —Es que siento que mayor parte de los tratos tienen un precio.

—Aciertas bastante. Quiero parte de tu ciudad.

—... No lo haré, bola de basura hojalatada.

—Parece que te gusta ir por las malas. Entonces creo que tu y tus cerdos se tendrán que mudar a otra parte.— Zell'Kron se enfureció demasiado debido al rechazo que hizo el rey cerdo. —¡Hora de hacer un gran cambio en este mundo!

A unos segundos de invadir, la ciudad comenzaría a arder en llamas. Esto llamando la atención de las aves.

—¡No puede ser! Y eso que ninguna ave fue allá. Sospecho que algo raro esta pasando.— dijo el carpintero viendo la ciudad.

—Es inusual que pase eso.— dijo la científica.

—En eso tienen razón. Por lo tanto yo iré solo.— dijo el rojo confiado.

—¿No necesitas compañia? En caso de que hayan seres mas poderosos que los cerdos.

—Bueno, pues. Dahlia y yo iremos.

Hecho esto, los pájaros se llevarían una gran sorpresa. Mayor parte de la ciudad empezaba a arder en llamas a causa de los drones y algunos soldados armados que empezaban a allanar edificios para destrozarlo todo a su alrededor. Mayor parte de los cerdos fueron evacuados. Entre ellos el rey, bigotes, chef, cabo casco y el científico. Otros cerdos que luchaban armados serían asesinados y ejecutados por Zell'Kron y su ejército.

—¡Malditas caras de chatarra!— expresó la búho viendo cómo la ciudad se desmorona por el ejército Zell. —Red. Creo que es hora de cargarnos a ellos.

—De acuerdo, Dahly.

Dicho esto, Red usaría una tabla para lanzarse y golpear a varios drones. Así como Dahlia se golpearía a los soldados. Luego de tantos ataques y golpes, Zell'Kron vendría hacia las dos aves.

—¡Maldita rata enlatada!— gritó Red al verlo. —Debí imaginar que alguien como tú quemaría la ciudad.

—Red... El pájaro asesino de cerdos.— dijo el líder robot con un tono intimidante.

—¿Me reconoces? ¿Eres espía o un acosador?

—Uno de tus enemigos me lo mencionó. De hecho no me sorprende pues te estuve esperando tanto tiempo. Como pensé que eras el más poderoso, me ofrecí a quedarme aquí.

—Odio decirlo pero no lo soy. El ser más poderoso que buscas no está en ninguna parte de aquí. Ahora lárgate y no vuelvas a este lugar.

—¿¡O qué si no me largo!?— Zell'Kron empezó a atacar empujándolos a ambos con la fuerza. —¡Crédulos! Yo vine para quedarme y esperar al ser más poderoso.

—¿Cómo? ¿Destruyendo parte de nuestra isla?— preguntó la búho.

—¡Silencio!— El robot se enfureció tanto que electrocutó a Dahlia. Dejándola con quemaduras en el rostro.

—¡Eres un grandísimo estúpido! Te están diciendo algo y lo niegas. ¿Qué es lo que te pasa?

—Estará bien. Así aprenderá a no meterse conmigo.

El pájaro rojo se enfureció tanto que decidió enfrentar al robot. Aún sabiendo que era muy potente y muy poderoso. Comenzaba la pelea. Red rodeaba a Zell en círculos para darle un golpe con pico. Fue un ataque severo. Zell le dio un buen ataque de golpes a Red. Este último trataba de cubrirse pero cada vez los golpes eran más fuertes de lo normal. Dándole un ataque crítico. Hecho esto, Red perdería la conciencia. Acto seguido, resto de la bandada vendría para rescatar a Red y a Dalhia.

—¡Si dañas a mis amigos, dañas la bandada!— gritó el pequeño carpintero. —¡Hal! ¡Llévate a Red y a Dahlia si no es molestia!

Acto seguido, parte de la bandada fue golpeado a Zell para derrotarlo. Pero éste se resistió. Entonces, Zell usó todo su máximo poder. Hecho esto, la bandada fue derribada. Por lo que tuvieron que escapar lo más rápido posible. Tras esto, Zell y su ejército empezó a convertir la ciudad cerdo en una suya con una fábrica para construir más de ellos.

—De ahora en adelante, todos se arrodillarán ante el poderoso Zellder Kronos.

Luego de esto, los cerdos tuvieron que buscar otro espacio para construir una nueva ciudad con el fin refugiarse de Zell. Pero eso no descarta que quieran seguir robando los huevos de los pájaros. Mientras tanto, habían pasado 3 horas. Red y Dahlia habían recuperado la conciencia. Pasado esto, Red fue a ver cómo la nueva ciudad de Zell empezaba a construirse.

—Que inusual. Nunca creí haberme encontrado con un nuevo enemigo que no es ni pájaro ni cerdo. Entonces... Así empieza una nueva guerra.

—Red.— habló la pequeña búho —Tengo un mal presentimiento. Esa cosa nunca será vencida. Hagas lo que hagas, él siempre querrá matarte. O matarnos.

—No lo hará si estamos unidos. Ya no hay vuelta atrás. Ahora tenemos un enemigo más. Si no lo acabamos lo más pronto posible, nosotros y este mundo moriremos. Así que lo más necesario será apostar nuestras vidas y ganarle en su propio juego. Sea como sea, si queremos vivir, y evitar morir, hay que vencerlo. Y así salvar este mundo que tanto nos queda proteger. ¡Ahora en marcha!

Y así empezaría una gran guerra de tres facciones. Donde solo habrá una facción ganadora. Una apuesta por la isla y el mundo.

Guerra de facciones...


Esperamos que hayan disfrutado este fanfic. Recuerden comentar. Antes de finalizar esto, queremos recordarles que Angry Birds ya cumple 10 años. Nos vemos en el próximo fanfic.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.